Menu

Marketing

Tipografías: el valor de las fuentes en el diseño

El poder de un tipo de letra es tan grande, que con solo cambiar la fuente a un texto, podemos dar un significado o sentido totalmente diferente a las palabras. Un buen diseñador tiene que tener claro que una fuente elegida para un diseño web o diseño gráfico tiene que ser acorde con el mensaje que se quiere transmitir. Sencillez, elegancia, seriedad, romanticismo, importancia y otros atributos se transmiten al cerebro del lector sólo con la forma que tienen las letras que forman las palabras.

 

Las fuentes tienen una gran importancia como herramienta de comunicación. Cuando Steve Jobs empezó a trabajar en los sistemas operativos visuales, lo primero que compró fue una patente para poder usar diferentes tipografías en su sistema operativo, por que sabía de la importancia que el tratamiento de textos iba a tener.

 

Nuestro cerebro interpreta la forma de las letras al leer como si fuese el tono de voz de quien lee el discurso, así lo entiende de una manera o de otra. El diseño gráfico, es un transmisor de información e ideas, tanto a nivel gráfico (colores, formas, etc) como en el uso del texto, para lo cual es fundamental darle importancia los diferentes tipos de letra que utilizamos en los diseños. El texto no sólo transmite información como texto puro, sino que su colocación, tamaño, color, forma, etc sirve para aclarar y enriquecer el discurso más allá de las mismas palabras.

 

La tipografía es tan importante en el diseño como las imágenes mismas. Las tipografías deben ser escogidas para no confundir el mensaje que se quiere transmitir. Un ejemplo del valor de la forma de una letra al transmitir un mensaje lo tenemos con Walt Disney, cuya misma firma ya tenía la forma de un dibujo animado. Puedes ver la fuente que simula esta escritura aquí. Y aquí mas tipos de letra de Disney y fuentes de dibujos animados. La forma de las letras nos potencia el mensaje que se quiere transmitir.
Las letras tienen que ser legibles, salvo cuando no tienen que serlo. Un mensaje puede contener letras pero no buscar ser leído y entendido, sino buscar la fuerza de la imagen, como ocurre con los grafitis. Aquí la forma de la letra se deforma hasta ser ilegible, pero aquí la palabra sólo es un elemento más que completa la imagen, no refuerza el mensaje.
Cuando trabajamos un diseño tenemos que tener siempre muy en cuenta el texto que vamos a utilizar para el mensaje, el peso que tiene el texto en la imagen general y en la información que queremos transmitir. Elegir una letra pensando en todos estos elementos, no sólo que resulte estéticamente bonita, sino que sea un potenciador del mensaje que queremos transmitir.
Recursos utilizados:
Dibujos de letras para colorear (www.dibujosparacolorearmania.com)
Letras animadas (www.gifmania.com)
Letras de Halloween (www.halloween.com.es)

LA ESTRATEGIA RELACIONAL.

Van Nispen, en el prólogo del libro “Estimado Lector”, nos explica que “En el modelo anglosajón, antes vendemos y después  fidelizamos.  En España no es así. La relación viene antes de la compra, no después. No compramos a no ser que exista una relación de confianza con el proveedor o conozcamos a alguien que ya ha tenido una buena experiencia con él”

Las “4P” del marketing: producto, precio, distribución y promoción; olvidan una característica que es muy propia de las empresas de servicios:

El vínculo relacional directo que se establece entre cliente y empresa

Hasta ahora, en el sector de los tangibles se podía mantener a los consumidores fuera de la empresa, en los servicios siempre ha sido imposible. En las empresas de tangibles, el área de marketing actuaba como un filtro entre el consumidor y la empresa y condicionaba su percepción. En los servicios, gran parte del “marketing” que realizan las empresas depende directamente del personal que establece este contacto directo y continuado con el cliente. La “empresa abierta” actual, la transparencia de nuestra organización gracias a las nuevas tecnologías hacen que sea imposible establecer filtros entre la empresa y el cliente. El cliente está dentro de la empresa, sabe lo que pasa, conoce sus problemas, sus virtudes pero también sus carencias. Ya no podemos maquillar la realidad de nuestras empresas.  Podríamos decir que las empresas tienen ahora el “estómago de cristal”. De nosotros depende saber sacar provecho de este nuevo escenario y darle importancia al “vínculo relacional directo que se establece entre clientes y empresas”.

Si este vínculo no se getiona correctamente, la posibilidad de que la relación se extienda a lo largo del tiempo corre un serio peligro. La fidelización puede implementarse de forma directa, mediante programas de puntos y similares (a veces, sin sustentarse en una auténtica relación con el cliente), o bien de forma implícita, mediante la excelente prestación del servicio, que supera las expectativas u evidencia una relación sana con el cliente, ganar-ganar, basada en la ótima prestación con óptima relación.

RECONOZCAMOS EL PODER DEL CLIENTE.

Las políticas de fidelización son consecuencia del creciente poder del cliente y consumidor que por primera vez en la historia es destinatario y editor de los mensajes comerciales (a través de Internet ) y tiene la potestad de destruir una marca a través de un boca a boca negativo.

Es conocido el caso de la web “timofónica.com “, ya desaparecida: se rumorea en el sector del marketing español que su promotor logró una importante cantidad de dinero para que retirase su sitio web, dedicado a criticar la imagen de Telefónica, consecuencia de una mala experiencia que había tenido con la postventa de una ADSL. Narran Burgos y Cortés, en su libro Iniciate en el marketing 2.0, como un cliente insatisfecho con su trato en IKEA se dedicó a hacer publicidad negativa, apareciendo las críticas entre las cinco primeras entradas de Google, con una relevancia superior, incluso , a los mensajes relacionales y del Club de Fidelidad de la empresa.

Es llamativo y muy conocido en el marketing español el caso de www.miminimierda.com. Exposición pública de un cliente disgustado con su automóvil Mini. Y en USA, fue objeto de un artículo de la revista Time el site http://www.myvwlemon.com creado por un cliente desontento con su Wollkswagen.

El cliente tiene más capacidad de selección, combinando criterios racionales y emocionales y muchas opciones satisfactorias. Tiene más información (de hecho, se habla de “intoxicación” para aludir al exceso de información existente en el momento actual que, claro está, afecta a los procesos de decisión de compra).

Para asimilar mentalmente la enorme cantidad de información, es necesario discriminar: el cliente se hace fiel a algunas fuentes de información y varía poco.

Aquí hay una clave del nuevo marketing: conocer esas fuentes de información consideradas fidedignas y gestionarlas.