Menu

About Koldo

Atento, decir “Tengo una Web” ya no es suficiente

Atento, Estrategia Online en Internet, On Estrategia

El usuario está siempre a un click de abandonar tu Web. Así que no te arriesgues a perderlo por dejadez. El primer sintoma de esta “dejadez” tan perjudicial hoy en día en Internet es pensar que tu Web es una inversión de una única vez para después olvidarla en tu almacén, como un trasto que coge polvo. Mantener un Sitio es igual a mantener un local, hay que actualizarlo, renovarlo, mantenerlo interesante y vivo para que la gente vuelva a entrar una y otra vez.

Te mostramos 10 ACCIONES BASICAS para el MANTENIMINETO PERMANTENTE DE TU WEB:

  • Medir el Tráfico de tu Web a través de las Estadísticas. En este caso, no lo dudes: Google Analytics. Además de ser una herramienta gratuita (motivo por el cual algunos desconfian de su funcionalidad y no debieran) dispone de todas las estadísticas y métricas que te puedas imaginar.
  • Hacer SEO (Optimización de motores de búsqueda o Search Engine Optimization). Hoy en día es posible que tu Web esté implementada con un gestor de contenidos (CMS) tipo Joomla, WordPress…etc. Estos gestores están programados para “agradar” a los robots de los buscadores que analizan nuestra Web para decidir, en función de muchooooos factores (relevancia, popularidad…etc) en qué posición situarla. Aun así, la mano de un experto en SEO es necesaria para posicionar tu Web para aquellas búsquedas que realicen tus clientes potenciales.
  • Contestar a las consultas. En este punto rigen las mismas normas que en el mundo offline. Responder dentro de las 24 horas siguientes a la recepción de la consulta es bueno, y si a esto le añadimos una respuesta automática cuando recibimos la consulta como fórmula de cortesía, mejor que mejor.
  • Actualizar la Información. Al igual que las tienda de ropa cambiar su producto cada temporada, nuestra Web debe tener contenidos actualizados. No lo olvides: EL CONTENIDO es lo más importante de una Web. Insertar un Blog en tu Web es una medida que ayuda bastante a mantener actualizada tu Web, pero no olvides el resto de secciones, quitemos las telarañas de páginas como “Quienes Somos”, “Qué Hacemos”…etc.
  • Verificar que los Links se encuentren activos, es decir que no haya enlaces “rotos” en la Web que den error al tratar de acceder a las páginas de destino de dichos enlaces. Una herramienta que te permite chequear si tu Web tiene enlaces rotos (además de hacer otras muchas cosas interesantes para tu Web) es GSiteCrawler.
  • Monitorear la Reputación Online (ORM, Online Reputation Management). Ojos que no ven, corazón que no siente. Esto es lo que hace la mayoría de las empresas en Internet. Y ya no vale. Hay que estar atento a lo que se dice de nosotros en diferentes plataformas (blogs, redes sociales, foros…etc) para gestionar como es debido nuestra presencia online. Internet se ha convertido en una conversación entre usuarios en la que puedes participar y escuchar para conocer sus gustos y actuar en consecuencia.
  • Monitorear las Acciones de los Competidores. Fíjate en la competencia, y si lo están haciendo bien, analiza por qué. No se trata de copiar sino de observar qué medidas son beneficiosas a la hora de captar clientes y posicionarnos en el mercado online. Pero recuerda, tu competencia en Internet no es la misma que en el mercado tradicional. Ejemplo: si lo que quieres es posicionar tu marca, debes fijarte en aquellas empresas que obtienen el mejor posicionamiento en los buscadores para aquellas palabras clave o búsquedas en las que quieres aparecer. De igual si dichas empresas están en Calatayud y la tuya en Gipuzkoa. En Internet desaparece el factor geográfico.
  • Verificar el Funcionamiento con Nuevas Tecnologías (Iphone, Android, Ipad…etc). Teniendo en cuenta que los usuarios de Internet se conectan desde dispositivos de muy diferentes características, no está de más que chequéis cómo se ve vuestra Web en los nuevos terminales. Poco a poco, las empresas se están dando cuenta de que se necesitan diferentes versiones de una Web  (clásica para PCs, móvil para móviles…etc) en función del dispositivo que utilicen nuestros clientes.
  • Verificar el Hosting…¿Nuestra Web está online siempre?. Una empresa fiable, con un buen soporte técnico y cuyos servidores estén situados en el mismo territorio en el que quieres promocionar tu marca es una buena decisión. El abanico de posibilidades es muy ámplio y tu propia experiencia será la que guíe tu decisión. El mundo no termina en Acens y Arsys.
  • Evaluar Resultados: ¿Cumple los objetivos?. Analizar el proceso por el que los usuarios que visitan nuestra Web se convierten o no en clientes, analizar si aquellos que ya son clientes recurren a nuestra Web periódicamente, de manera que podamos realizar acciones de fidelización o evaluar los motivos por los que nuestros clientes no alcanzan los objetivos con los que hemos construido nuestra Web son algunos de los parámetros que nos permitirán reconducir nuestra estrategia online (Google Analytics + Mucho mucho Análisis = Redirección de nuestra Estrategia Online)

Conclusión, tener una Web sólo es el primer paso de un largo camino en el que hay que estar en forma para superar los obstáculos que se nos puedan presentar. Debemos construir una estrategia online que nos permita tener una presencia en Internet en la que minimicemos los fallos (porque os aseguro que los habrá), pero si estamos atentos y enmendamos el error, habremos dado un paso de gigante en esta carrera de fondo llamada INTERNET.

Carrera de Fondo en Internet, On Estrategia Marketing Online

PD: Nunca me gustó Ben Johnson.

¿Sabes Innovar?

¿Sabemos qué factores debemos analizar en una persona para saber si tiene capacidad de innovar? Ya hemos dicho en el anterior post  Innovación, Conceptos Básicos que para aplicar la innovación debemos tener formación al respecto y apoyarnos en un sistema o protocolo que nos ayude a llevarla a cabo.

¿Pero, cómo sabemos si nuestro entrevistado tiene capacidad de innovar? Podemos analizar algunos factores culturales que repercuten directamente en la capacidad de innovación. Aquí van algunos indicadores:

  • Amor al arte. Gusto por la creación.
  • Emancipación. La edad con la que se independizó reflejará si antepone la seguridad al riesgo ( que indudablemente conlleva la innovación)
  • Pertenencia a asociaciones voluntarias.
  • Frecuencia de viajes al extranjero.
  • Interés por lo público.
  • Conocimiento de idiomas.

Desgraciadamente las generaciones que en estos momentos salen al mercado carecen de muchas de estas inquietudes. ¿Está todo perdido? Por supuesto que no.  La realidad cultural, educacional y familiar que rodea a los jóvenes ha marcado los rasgos de su personalidad. Ellos son la consecuencia de nuestra forma de vida. El camino no será fácil, pero está en nuestras manos el poder cambiarlo. Detectado el problema, busquemos la oportunidad: Hagamos de nuestras empresas “microclimas” para la innovación.

INNOVACION. CONCEPTOS BASICOS.

En los últimos años hemos escuchado constantemente la palabra Innovar.

¿Pero tenemos claro lo que significa? Innovar es hacer las cosas hoy mejor que ayer. Es una actitud ante la vida, una búsqueda constante.  Transformar lo que nos rodea de manera efectiva y sostenible. La innovación no es una invención puntual . Es lo que marcará el futuro de la empresa; ya que, este dependerá de su capacidad de cambio y de adaptación, de forma innovadora.

¿Dónde podemos aplicar la innovación? La innovación no es de uso exclusivo de la tecnología. Podemos aplicar la innovación en cualquier sector, cualquier empresa . Empresas industriales, de servicios, públicas y privadas.  Pero aplicar la innovación requiere de formación y capacitación al respecto, debemos apoyarnos en prácticas concretas y diagnósticos que midan con precisión la situación de la empresa para poder trazar un camino y una estrategia que nos llevé hacia nuestra misión. La innovación es una competencia organizativa.

¿Cuál es el fin de la innovación? La clave reside en que esa mejora implantada, esa nueva forma de hacer, debe verse reflejada en la cuenta de resultados. Debemos utilizar la innovación para reducir los costes  o aumentar los ingresos. Si no es así no tiene ningún sentido.

LA ESTRATEGIA RELACIONAL.

Van Nispen, en el prólogo del libro “Estimado Lector”, nos explica que “En el modelo anglosajón, antes vendemos y después  fidelizamos.  En España no es así. La relación viene antes de la compra, no después. No compramos a no ser que exista una relación de confianza con el proveedor o conozcamos a alguien que ya ha tenido una buena experiencia con él”

Las “4P” del marketing: producto, precio, distribución y promoción; olvidan una característica que es muy propia de las empresas de servicios:

El vínculo relacional directo que se establece entre cliente y empresa

Hasta ahora, en el sector de los tangibles se podía mantener a los consumidores fuera de la empresa, en los servicios siempre ha sido imposible. En las empresas de tangibles, el área de marketing actuaba como un filtro entre el consumidor y la empresa y condicionaba su percepción. En los servicios, gran parte del “marketing” que realizan las empresas depende directamente del personal que establece este contacto directo y continuado con el cliente. La “empresa abierta” actual, la transparencia de nuestra organización gracias a las nuevas tecnologías hacen que sea imposible establecer filtros entre la empresa y el cliente. El cliente está dentro de la empresa, sabe lo que pasa, conoce sus problemas, sus virtudes pero también sus carencias. Ya no podemos maquillar la realidad de nuestras empresas.  Podríamos decir que las empresas tienen ahora el “estómago de cristal”. De nosotros depende saber sacar provecho de este nuevo escenario y darle importancia al “vínculo relacional directo que se establece entre clientes y empresas”.

Si este vínculo no se getiona correctamente, la posibilidad de que la relación se extienda a lo largo del tiempo corre un serio peligro. La fidelización puede implementarse de forma directa, mediante programas de puntos y similares (a veces, sin sustentarse en una auténtica relación con el cliente), o bien de forma implícita, mediante la excelente prestación del servicio, que supera las expectativas u evidencia una relación sana con el cliente, ganar-ganar, basada en la ótima prestación con óptima relación.

RECONOZCAMOS EL PODER DEL CLIENTE.

Las políticas de fidelización son consecuencia del creciente poder del cliente y consumidor que por primera vez en la historia es destinatario y editor de los mensajes comerciales (a través de Internet ) y tiene la potestad de destruir una marca a través de un boca a boca negativo.

Es conocido el caso de la web “timofónica.com “, ya desaparecida: se rumorea en el sector del marketing español que su promotor logró una importante cantidad de dinero para que retirase su sitio web, dedicado a criticar la imagen de Telefónica, consecuencia de una mala experiencia que había tenido con la postventa de una ADSL. Narran Burgos y Cortés, en su libro Iniciate en el marketing 2.0, como un cliente insatisfecho con su trato en IKEA se dedicó a hacer publicidad negativa, apareciendo las críticas entre las cinco primeras entradas de Google, con una relevancia superior, incluso , a los mensajes relacionales y del Club de Fidelidad de la empresa.

Es llamativo y muy conocido en el marketing español el caso de www.miminimierda.com. Exposición pública de un cliente disgustado con su automóvil Mini. Y en USA, fue objeto de un artículo de la revista Time el site http://www.myvwlemon.com creado por un cliente desontento con su Wollkswagen.

El cliente tiene más capacidad de selección, combinando criterios racionales y emocionales y muchas opciones satisfactorias. Tiene más información (de hecho, se habla de “intoxicación” para aludir al exceso de información existente en el momento actual que, claro está, afecta a los procesos de decisión de compra).

Para asimilar mentalmente la enorme cantidad de información, es necesario discriminar: el cliente se hace fiel a algunas fuentes de información y varía poco.

Aquí hay una clave del nuevo marketing: conocer esas fuentes de información consideradas fidedignas y gestionarlas.